Alta sensibilidad e indefensión aprendida (III). De la indefensión al empoderamiento (final).

En el post anterior hablamos de cómo ir dando validez a tus necesidades, tu sensibilidad; y, en general, de cómo empezar a funcionar desde un lugar de empoderamiento vs a hacerlo desde un lugar de indefensión aprendida.

Para poder preguntarte con éxito las últimas dos cuestiones del post anterior –Alta sensibilidad e indefensión aprendida (II). De la indefensión al empoderamiento-, tienes que contactar contigo.

¿Qué es lo que verdad quieres? Lo que quieres se desprende de quién eres. ¿Quién eres en realidad?

Este es un proceso que requiere de tiempo. Se trata de, poco a poco, ir tomando decisiones desde tus ‘tripas’, desde tu ser, independientemente de todo y todos.

Hay muchas, muchas maneras de empezar a mirar hacia dentro y abstraerse del bullicio y de la rueda de hámster que a veces nos supone la vida. Escribiré más sobre esto próximamente, pero para empezar:
– Puedes investigar el eneagrama. Hay mucha información online. Puedes empezar por: https://www.youtube.com/watch?v=T3kY7c2dYow&t=8s
– Puedes investigar el MBTI (Myers-Briggs Type Indicator). En EEUU se usa mucho para temas de vocación profesional y selección de personal. Hablaré más de esto próximamente, pero para empezar puedes hacer el test en https://www.odiseajung.com/tipos-psicologicos/test-myers-briggs-alternativo/oda-test-1/, descubrir los distintos tipos de personalidad en https://www.16personalities.com/es/descripcion-de-los-tipos o, si sabes inglés, explorar un poco más en https://personalityhacker.com/.
– Puedes investigar el método ‘How to the World Sees You – How to Fascinate’ – https://www.howtofascinate.com/ – de Sally Hogshead. Hogshead ha creado un método que se centra en las aptitudes comunicativas de las personas, para que descubran cómo transmiten (y por ende, cómo las ven los demás), versus poner el focus en el modelo mental o en el ‘cómo funcionas’ de otros tests o tipologías de la personalidad.

Esto te ayudará a vivir desde tu poder personal en vez de desde la indefensión aprendida.

Sigamos con los cambios que puedes hacer con un enfoque en el presente. Está es una continuación al listado del post anterior. Recuerda que estábamos clasificando los posibles cambios a realizar (para pasar de la indefensión aprendida al empoderamiento) según su enfoque temporal -pasado, presente, futuro-.

5. Empieza a dar validez a tu forma de ser, tus necesidades y tus motivaciones
Esto no significa que no haya cosas que pulir o desde las cuales crecer. Pero se trata de empezar a dar un poco de ‘razón’ a tus anhelos o necesidades. Por ejemplo, si necesitas dormir 8h al día (y otros con 6h tiran) se trata de empezar a priorizar -en la medida de lo posible- estas horas de sueño que tú necesitas para estar bien. Creer que está bien luchar por esto. Que incluso es necesario. No seguir arrastrándote por adecuarte a un estilo de vida que no es para ti.

Si tienes el anhelo de tener un trabajo que sirva a un propósito, o a otras personas, se trata de empezar a creer que es legítimo luchar por esto y que es un anhelo válido y que te representa. Se trata de ver cómo podrías empezar por hacer pequeños cambios para acercarte a este ideal, ponerlos en práctica y ver qué funciona y que no. No seguir arrastrándote por mantenerte en un estilo de vida y situaciones que no te representan.

Esto te ayudará a vivir desde la validez y el respeto por tus necesidades, tus motivaciones y tus sueños en vez de hacerlo desde la indefensión aprendida.

FUTURO: todo aquello que conlleva tomar decisiones de cara a una realidad futura desde un lugar de confianza y de empoderamiento, integrando tu sensibilidad de una forma sana, vs. a hacerlo desde un lugar de desconfianza, desesperanza, o indefensión.

1. Proyección hacia otro futuro y ensayo-error
Una vez has contactado más contigo y has aprendido a respetarte, es el momento de proyectar en el futuro que es lo que esto podría significar para ti. Atrévete a soñar. Luego ya verás cómo se puede integrar esa visión en el mundo.

Visualiza tu vida ideal o situaciones que te gustaría vivir, proyectos que te gustaría realizar a nivel profesional, etc. En vez de actuar desde el miedo o la indefensión, piensa en qué acciones podrías llevar a cabo desde la confianza hacia ti mismo. Por ejemplo, te gustaría trabajar en tal sitio. En vez de enviar un cv de cualquier tipo, como se suele hacer; ¿cómo podrías destacar entre los demás mostrando aquellas cualidades que mejor te definen o lo que podrías aportar al puesto de trabajo? En ese momento ya estás operando desde un lugar de confianza, no de indefensión aprendida.

Ve haciendo pequeñas pruebas para comprovar qué resultados obtienes si te atreves a ser libre. Yo una vez envié un cv con un dibujo -para un puesto no creativo- y funcionó. Podría no haber funcionado, pero lo hizo. Lo que nos lleva a:

Algunas de estas acciones te servirán y otras no. Arriésgate. Para comprobar qué funciona y qué no, tendrás que arriesgarte. Lo que a su vez nos lleva a:

Date permiso para equivocarte
Cuando empieces a actuar desde un sitio de más libertad personal, puede que a veces ‘la cagues’ en el sentido que tus necesidades choquen con ‘el mundo’ o te encuentres en entornos que son contradictorios con estas necesidades. Ya irás encontrando los lugares o entornos en los que este choque no se produce. Es una cuestión de ensayo error.

2. Ve realizando pequeñas acciones en todos los ámbitos, acorde contigo, tu yo real (más allá del superviviente), y toma acción para construir la vida que imaginas. A nivel personal, laboral, de ocio, etc. Es muy simple y a la vez puede dar mucho miedo. Por ejemplo:
– Si quieres relaciones más ‘libres’, relaciónate con los demás desde esta libertad. Puede que (y es probable) que pierdas a alguna persona por el camino, pero otras relaciones se recolocarán de forma bella, y conocerás gente nueva con quien relacionarte siendo más fiel a ti mismo, a esta libertad, y te sentirás mejor y tendrás relaciones más auténticas o más acordes con tu momento vital.
– No aceptes trabajos que puedan ir en detrimento importante de tu salud, física y emocional, a no ser que te encuentres en una verdadera necesidad vital y económica de hacerlo. Sé fiel a ti mismo, refleja quien eres y como eres en los cvs que envíes, en las entrevistas que tengas, y lo más probable es que acabes encontrando un trabajo que se adecúe más o menos a ti, aunque no sea perfecto.
– Dedica el tiempo libre a aquello que te llena. (Esto es más fácil que lo de los puntos anteriores, luego explico por qué). Por ejemplo, si eres introvertido, no te fuerces a estar porai todo el fin de semana. Si te gusta dibujar con tinta china, dibuja con tinta china. Tal vez acabes descubriendo un grupo de FB sobre cómo dibujar con tinta china, te hagas amig@ de dos o tres personas que viven en lugares sitios de España y quedes con ell@s en verano y lo paséis genial (me ha pasado algo similar 😉 )

El último ejemplo puede parecer muy sencillo – el de la tinta china-, y es que en la vertiente de ‘ocio’ o hobbies, nos permitimos ser libres mucho más que en una vertiente personal, y mucho más todavía que en una vertiente laboral. Porque creemos que tenemos permiso, que nuestro tiempo de ocio nos pertenece. Tu vida personal, y tu vida profesional, también te pertenece. Sí, la profesional también. Se trata de aplicar estas pautas tan sencillas a la mayoría de aspectos de tu vida, con tranversalidad.

Estos pasos te irán dando pistas de cómo respetarte a ti, respetar tus necesidades, motivaciones y anhelos para ir construyendo una vida mucha más fluida y a la vez empoderada.

Como hemos ido viendo, una de las posibles formas de definir el empoderamiento, en contexto en el que nos referimos, sería: el proceso por el cual una persona empieza a vivir de dentro hacia fuera desde un lugar confianza, responsabilidad y riqueza personal, dando validez a sus necesidades y motivaciones, tomando las riendas de su vida desde un lugar de autoconocimiento y liderazgo personal, siendo consciente del mundo que la rodea pero priorizando la integración a la sociedad (desde uno mismo), en vez de la adaptación, sobre todo siempre que esa adaptación vaya en detrimento de ella misma.

Por ello, el empoderamiento requiere de:
-autoconocimiento
-responsabilidad
-confianza
-cierta seguridad
-fuerza para llevar a cabo los cambios necesarios

Hay un proceso de ‘independización’ de lo externo, de las ‘ideas generales’ de la sociedad y un proceso de contactar con la brújula o la fuerza interna para poder llevar a cabo los cambios necesarios que nos lleven a construir una vida más auténtica donde no funcionemos desde la indefensión, si no todo lo contrario.

El empoderamiento se interrelaciona con la autenticidad, la autenticidad desde un liderazgo personal. Todo se resume en APRENDER A SER TÚ MISMO, y serlo desde un lugar de validez, de aceptación y de poder; más allá del personaje superviviente que te han dicho que deberías ser o que a veces somos por todas las heridas y traumas que acarreamos. Es verdad que hay cosas en la vida que no podemos cambiar. Es verdad que en la ACEPTACIÓN de lo que es reside una de las grandes verdades de tener paz interior. Pero aceptar la realidad y adaptarse a un estilo de vida que no es bueno para ti, son cosas distintas.

Sentirse indefenso nunca es deseable. Es desde una sensación de empoderamiento y de validez, que podemos construirnos una vida desde nuestra responsabilidad y libertad personal.

¿Cómo llevas lo de construirte una vida que te guste y respete tus necesidades? ¿Te sientes libre y empoderado, la mayor parte del tiempo, o tiras más a la indefensión? ¿Qué crees que necesitas para ir hacia una vida donde no sentirte indefenso? ¿Qué estrategias has utilizado tú para cambiar de perspectiva?

Te espero en los comentarios 🙂

¿Quieres ir recibiendo en tu bandeja de entrada los nuevos posts y novedades de Feel&Color? ¡Apúntate!





Archivado en: blog

2 comentarios en “Alta sensibilidad e indefensión aprendida (III). De la indefensión al empoderamiento (final).

  1. Hola!!
    Qué bien que te encuentro!!
    Soy un poco torpe y no encuentro la primera parte de lo que has escrito en el blog y me gustaría leerlo ordenado. Soy Pas también, y madre de un hijo de 15 años Pas que no lo ha pasado muy bien… Y toda la información que me pueda llegar para yo poder ayudarle a él me interesa muchísimo. Esta tercera parte me ha encantado 😍😍. Ya tienes una seguidora nueva😜
    Un besote gigante y sigue enseñándonos cosillas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *