Servicios

Se puede ser muy feliz siendo altamente sensible. Se pueden tener altos grados de bienestar físico, mental, emocional y espiritual, y se pueden aportar cosas bellísimas a este mundo desde una personalidad que engloba este rasgo.

Pero tienes que cuidarte. Es imprescindible para vivir una vida sana y plena como persona altamente sensible.

Tu sistema nervioso funciona distinto al del resto y eso es algo que nunca podrás cambiar. La forma en la que procesas los estímulos es la que es, y conlleva una mayor tendencia a la sobreestimulación, la emocionalidad o la sensibilidad sensorial. Pero también conlleva una mayor facilidad para sentir intensamente las cosas buenas de la vida, para disfrutar de los sentidos, para conectar a nivel íntimo con los demás, crearse una idea propia del mundo (por la reflexividad) o ser creativo.

Una de las principales claves de vivir bien con el rasgo está en vivir una vida que no te sature. Una cosa es que algunos días, te satures. Eso nos pasa a tod@s. Pero que tu vida, en si, no te sature.

Hace casi 8 años descubrí que era altamente sensible. Este descubrimiento me pilló en medio de otros cambios personales. Por aquel entonces estaba llegando a un límite físico y emocional. Pensé directamente que, a mis casi 30 años, mi vida se ‘iba al garete’. Que no iba a poder volver atrás. Que no me había cuidado en varios aspectos y que lo iba a pagar caro, sobre todo físicamente. Llevaba años forzándome a llevar una vida que no era para mí, sobre todo laboralmente, y mi cuerpo empezó a dar señales de alarma. No me había permitido procesar emocionalmente prácticamente nada de lo que había pasado en mi vida, y empecé a ‘petar’. Fue como que se abrió una caja de Pandora multinivel.

Y, poco a poco, fui cambiando mi vida. Ahora puedo decir que tengo una vida completamente distinta a la que llevaba hace 8 años y la que llevé hasta entonces. Cada faceta de mi vida respeta quien soy (alta sensibilidad incluida) y es por ello, también, que me resulta posible vivir una vida en consonancia con mi forma de ser, con mis motivaciones, con aquello que me llena, con lo que siento que tengo que hacer (no lo que ‘debería’ hacer).

Te acompaño en el camino de construirte un estilo de vida respetuoso con quien tú eres; lo que incluye la alta sensibilidad y también las partes de ti mismo ajenas al rasgo. Una vida que englobe una rutina, unos hábitos saludables, una forma de experimentar tu mundo emocional, una actividad laboral, unas relaciones personales y, en definitiva, una forma de vivir que te sea respetuosa, amable, y donde puedas ser tú mismo y sentirte alineado.

Ofrezco asesoramiento en:
– ajustes a nivel de salud física y dieta. Trabajo con un psicólogo-dietista con una visión muy holística y que está familiarizado con la alta sensibilidad
– mundo emocional: de la evitación y la intensificación a la regulación y fluidez emocional
– encontrar tu vocación profesional
– conectar con aquello que te nutre y te llena
– entorno social y alta sensibilidad, relaciones cercanas y alta sensibilidad

En definitiva, te apoyo en el camino de construirte una vida ALINEADA CON TU SER y que RESPETE TU ALTA SENSIBILIDAD, para que puedas crecer como persona sin ir a contracorriente de quien eres, si no todo lo contrario. Conocerte y respetar quien eres, te posibilitará tener una vida en consonancia con tu ser, tu personalidad, tus aspiraciones y tu verdad.

Te acompaño en:
– Construirte un estilo de vida que te respete y apoye tu camino personal – SESIONES: ESTILO DE VIDA
– Transformar la relación que tienes con tu cuerpo y tus emociones. Reconocer para validar y replantear – SESIONES: CUERPO Y EMOCIONES
– Encontrar tu verdadera vocación profesional – SESIONES: VOCACIÓN PROFESIONAL

Sesiones individuales. En la primera sesión se comparten dudas, objetivos e inquietudes, detectando en qué ámbitos trabajaremos y qué ambitos priorizaremos.

Ofrezco citas por skype + presenciales en Barcelona